Balancines para todos.

BALANCÍN: EL CONFORT DEL MOVIMIENTO.

Estar sentado y relajarte en tu propia casa, ya sea en su interior o en tu jardín es uno de los grandes placeres que todos anhelamos en nuestro día a día. Pero, lo mejor de todo, es que tan deseado momento se puede disfrutar con la mejor clase y la mayor comodidad gracias a un balancín.

En el mercado se pueden encontrar una amplia variedad de balancines, todos y cada uno de ellos con diseños diferentes y que se adaptan a todo tipo de gustos y necesidades. Da igual que no dispongas de un jardín, que tengas niños pequeños en casa o que el presupuesto sea un poco justo; siempre va a haber un balancín que encaje a la perfección contigo.

En este artículo enseñaremos todo lo que necesitas saber relativo a los balancines, su gran variedad de tipos, mejores accesorios, materiales, cuidados, etc. Todo ello para que al final puedas decidir por ti mismo cuál es el mejor y con el que finalmente vas a poder relajarte y disfrutar de un merecido descanso.

¿Qué es un balancín? Todo lo que debes saber

Para empezar, debemos aclarar una de las diferencias entre tipos de balancín que radica en su función. El primero de ellos tiene que ver con los niños pequeños, ya que se trata de un elemento de ocio muy popular en los parques.

El otro es un elemento tanto decorativo como de relajación, en el que una o varias personas se pueden sentar o incluso tumbar, con el añadido de un leve balanceo que genera su propia estructura similar a un péndulo.

Si bien ambos balancines son diferentes en cuanto a forma, tamaño y utilidad, tienen en común que pueden ponerse en cualquier parte de la casa.

Tampoco se puede pasar por alto que existen balancines para niños pequeños, pero con el diseño y las mismas prestaciones que uno para adultos. El mercado ofrece una amplia variedad de este tipo de balancines pequeños para que nuestros hijos también puedan disfrutar de igual manera que los más mayores.

El balancín que escojamos no tiene por qué ser exclusivamente para un jardín, a diferencia de una piscina, por ejemplo. También existen balancines diseñados exclusivamente para el interior de la casa. Aunque el diseño varía un poco para adaptar el sistema de balanceo a un techo, la función va a ser exactamente la misma que si lo tuviésemos en el jardín.

Por último, debemos destacar el cuidado y tratamiento de nuestro balancín, ya sea de interior o exterior, que es ninguno. Actualmente, los balancines están diseñados de los mejores materiales y una de sus ventajas es que no requieren ningún mantenimiento. Lo único que debes hacer es lavar los cojines o elementos que lo cubran y proteger su estructura con algún complemento que más tarde te recomendaremos.

Beneficios de un balancín

Mecedora, silla, sillón, balancín… se le conoce por multitud de nombres, pero los expertos coinciden en los mismos beneficios que proporciona un balancín para nuestro cuerpo y estilo de vida:

Aumenta el bienestar de los pacientes con demencia, ya que causa una liberación de endorfinas que elevan el humor de estos pacientes y alivian el dolor.

Disminuye la necesidad de medicamentos, ya que causa una reducción en la ansiedad y depresión.

Nutre y revitaliza las células del organismo y también mejora la circulación.

Aumenta el balance, lo que es muy útil para las personas más ancianas.

Mejora la musculatura, ya que el balanceo es una manera de tonificar los músculos.

Calma los cólicos de un bebé, reduce su llanto y promueve el sueño.

Al relajar nuestros músculos, reduce el nivel de estrés sobre la espalda generado por grandes esfuerzos.

Así pues, los beneficios corporales y de salud son muchos, pero los balancines cuentan con una ventaja adicional: el estilo y nivel que proporcionan a una casa.

Balancín, el complemento ideal para tu jardín

Como ya hemos visto, un balancín puede ayudar a nuestro cuerpo, pero también proporcionan un nivel que diferenciará nuestra casa de las demás. Junto a una piscina, el complemento perfecto para una tarde de relajación y disfrute con tu familia o amigos es un balancín.

Al contrario de su aparente fragilidad a primera vista, lo cierto es que un balancín puede soportar enormes cantidades de peso, de ahí que existan modelos de hasta 5 plazas adultas. Con el balancín adecuado en tu jardín, todo el mundo querrá balancearse y relajarse en él.

Además, con el equipo de complementos adecuado -como una funda, mosquitera o lámpara- se convertirá en la envidia de todo aquel que lo vea.

Tipos de balancines

A la hora de escoger el balancín para nuestra casa, deberemos tener en cuenta los beneficios y las ventajas que proporciona cada uno. Tampoco es recomendable comprar el balancín a la ligera; antes tenemos que analizar una serie de ideas para que la elección final sea la más viable para nuestra situación. Además, dependiendo de esta serie de parámetros, podemos comprar más de un balancín.

Una de las primeras ideas que hay que tener en cuenta es la localización, es decir, el espacio que disponemos en nuestra casa. No te asustes, aunque tu domicilio sea pequeño o no cuentes con jardín, habrá un balancín justo para ti. Aun así, es un factor que debemos considerar, ya que un balancín demasiado grande puede ser contraproducente, de la misma manera que uno pequeño resultará insuficiente.

Debemos visualizar dónde vamos a instalar nuestro balancín, y en función del espacio reservado, así deberá ser nuestro balancín.

Otro criterio es la utilidad que le vayamos a dar al balancín. Ya sea para hacer deporte, para acunar a nuestro bebé, relajarte al aire libre o simplemente dormir mientras te meces suavemente. La utilidad final es importante, pero tampoco te preocupes. Utilidad y localización no son incompatibles y siempre vas a tener un balancín para lo que quieras y que encaje donde quieras.

El último criterio importante es quién va a disfrutar del balancín. Este punto se trata de decidir el tamaño del balancín. No es lo mismo que una persona adulta se siente en un balancín para niños pequeños donde no va a caber, que esa misma persona se siente en uno hecho a su medida. Por esta razón puede haber más de un balancín en una misma casa.

El resto de criterios son secundarios, pero no por ello menos importantes, como los materiales de los que esté diseñado el balancín, el color y otra serie de complementos. Los iremos viendo poco a poco, pero por ahora vamos a centrarnos en los balancines dependiendo de a quién va a ir dirigido.  

Balancín para bebés

De entre todos los destinatarios posibles, sin duda alguna los bebés -hasta una edad de 36 meses- son los que más van a poder disfrutar con los balancines debido a la gran variedad que hay disponible. Cualquiera de ellos está diseñado tanto para favorecer su crecimiento, desarrollo, imaginación… y, lo más importante por encima de cualquier cosa, sirven para que jueguen y se diviertan, siempre con el gracioso movimiento de balanceo.

Montessori. Conocida a nivel mundial, esta escuela italiana se centra en la educación de niños de 0 a 5 años. Sus métodos de enseñanza han sido revolucionarios en el mundo de la infancia y escuelas de todo el mundo han adoptado sus métodos a sus clases. Además, han diseñado nuevos elementos o juguetes con los que los niños pueden jugar y desarrollarse a la vez.

Uno de ellos es el balancín arcoíris, una estructura de balanceo, escalada y equilibrio con multitud de aplicaciones. Estimula el crecimiento, despierta la imaginación, fortalece los músculos y promueve el desarrollo al equilibrio. Su fabricación en madera y su variedad de colores vivos estimulan los sentidos y no resulta peligroso.

Balancín para la lactancia. Se trata de un sillón balancín para el interior de la casa y tiene como objetivo que tanto madre como hijo se relajen durante ese momento tan íntimo y bonito. Aporta comodidad y firmeza para las mamas y el suave balanceo ayudará a que el bebé coja el sueño más rápido y que tanto madre como hijo descansen. Además, cuenta con un tapizado especial que resulta agradable al tacto, siempre para favorecer esa tranquilidad. Su amplia gama de colores ayudará a que este sillón balancín encaje en cualquier lugar de la casa.

Balancín musical. Los expertos aseguran que la música en los bebés genera un hábito de calma en ellos. Una melodía tranquila ayuda a su desarrollo y maduración, además de facilitar el proceso de dormir. Se trata de unas cunas balanceables gracias a un chasis que se apoya en el suelo y la forma ovalada de la cuna. Incluyen diversos accesorios para que se entretengan y jueguen, pero lo más importante de estos balancines es el aparato de reproducción de música que llevan incorporados.

Con solo dar a un botón, una lista de melodías tranquilas empieza a reproducirse, pudiendo siempre controlar el volumen.

Balancín de peluche. Cuando llegue el momento de que se puedan mantener de pie por ellos mismos, se les puede comprar este tipo de balancín. Cuenta con un diseño muy acolchado con formas muy divertidas.

Los pequeños se pueden subir a ellos sin problema y, bajo la supervisión de un adulto, pueden balancearse ligeramente sin sufrir ninguna caída.

Balancín para niños

A medida que los bebés van creciendo, sus necesidades y gustos también. Incluso para estos momentos de cambio van a poder disfrutar de un balancín con el que seguir jugando. Estos balancines se caracterizan por las diferentes formas en las que se pueden encontrar que les resultarán graciosas y familiares.

También destacan por dejar atrás el diseño de cuna estando siempre dependientes de un adulto a poder disfrutar de un balancín independiente para ellos solos, con sistemas de agarre y equilibrio.

Los materiales en los que se fabrican son generalmente plásticos, PVC o algún derivado y madera, con todas las puntas redondeadas para que no sufran ningún corte o herida.  

Balancín de animales. Están compuestos por dos partes: la primera es el sistema de balanceo en sí. Realizado en madera y con forma de óvalo partido a la mitad, estas largas planchas se colocan sobre el suelo sin que se resbalen.

Encima de esta estructura se coloca la segunda parte, que es el asiento. Aquí es donde el pequeño se puede sentar cómodamente y agarrarse con las manos a la parte delantera, de la que sobresale un mango.

Este asiento es el que se puede diseñar de muchas maneras, siendo las más famosas las que tienen forma de animales. Todas cuentan con un asiento acolchado y un tacto suave. Además de animales, también se pueden encontrar diseños de dinosaurios o unicornios.

Otro de los más solicitados es el que tiene forma de una moto scooter, aunque no cuenta con ningún acolchado. Aun así, el asiento sigue siendo mullido y se pueden apoyar los pies con más facilidad.

Balancín giratorio. Para aquellas familias que cuenten con más de un niño en casa, la opción de tener un balancín con el que dos o más puedan jugar a la vez supondrá todo un acierto. Se trata del clásico balancín que podemos encontrar en los parques, donde un niño se sienta a cada extremo de una superficie plana y debajo se coloca un tope, lo que permite el balanceo hacia arriba y hacia abajo.

La nueva modalidad consiste en que el tope de debajo permite que la superficie pueda girar 360º, es decir, un giro completo. La diferencia radica en la base, que es más ancha y en forma de trípode, lo que da una mayor estabilidad y seguridad.

Balancín adulto 

Para el resto de personas en la casa que no sean niños pequeños también existen una amplia variedad de balancines. En este caso pueden resultar algo idénticos en cuanto a su forma y tamaño, aunque sus diseños y multitud de combinaciones resultan bastante atractivos.

Para este tipo de balancines tenemos que pensar dónde lo vamos colocar, ya que son bastante más grandes y menos manejables que todos los anteriormente vistos para niños pequeños. Es por ello que la siguiente clasificación te ayudará a visualizar el balancín perfecto y su ubicación.

Balancines y sillones para el interior de casa

Mecedora-Balancín orejero

Cuando pensamos en una “mecedora”, lo primero que se nos viene a la mente es algo relativo al pasado. Nos podemos imaginar una vieja silla en la antigua casa de los abuelos, hecha de mimbre e incómoda.

Actualmente, ese concepto ha evolucionado. Las mecedoras-balancines actuales son una estructura más elaborada, pero con el mismo objetivo: descansar y relajarse en cualquier parte de tu casa con el ligero movimiento del balanceo.

Su chasis interior es más resistente que las viejas sillas ya que está forjado con metales y aceros resistentes en lugar de madera. Por encima, toda la estructura está acolchonada con cojines que aportan la máxima comodidad para el descanso.

Aparte, recibe el nombre de “orejero” por los dos reposabrazos a cada lateral, perfectos para apoyar los brazos o instalar algún complemento.

Sillón-Balancín reclinable

Se podría decir que tanto el sillón-balancín reclinable como la mecedora-balancín son el mismo tipo de balancín; pero no es así. Existe una diferencia sustancial entre ambos productos que, normalmente, marcan una diferencia crucial a la hora de escoger uno para el hogar: la opción de reclinación.

Tanto el respaldo como el reposapiés se pueden reclinar, de forma que queden en forma paralela dando lugar a tres posiciones: espalda recta y piernas horizontales, reclinación leve de respaldo y apoyapiés y reclinación horizontal con las piernas elevadas.

Este sistema de reclinación se puede hacer de dos maneras, a su vez: manual, gracias a una palanca en un lateral o eléctrica, a través de un mando.

El revestimiento de la estructura viene con acolchado extra en determinadas zonas, como lumbares o cuello. Además, el acabado de los materiales y colores dan un toque especial y elegante que hará destacar la habitación donde esté ubicado por encima de las demás.

Balancín colgante

También conocido como silla huevo, recibe su nombre por la peculiar y característica forma de su estructura, diferente a cualquier otro tipo de balancín, ya sea interior o exterior.

Con una estructura de aluminio reforzado, la base puede soportar gran cantidad de peso, teniendo en cuenta que sujeta un nido suspendido en el aire por solamente un gancho por la parte de arriba. Aun así, es totalmente seguro y se puede colocar en el exterior de la casa o en el interior, ya que se puede transportar, montar y desmontar con facilidad.

El interior de el “huevo” está acomodado con cojines para que cualquiera pueda sentarse sin ninguna molestia.

Balancín de exterior: descanso al aire libre

Balancín cama 

Seguramente se trate de el mejor y más completo balancín que se pueda instalar en un jardín. Se trata de un producto que, además de poder sentarte en él como en los demás, ofrece la posibilidad de convertirlo en una cama y poder dormir al aire libre.

Lo único que tienes que hacer es reclinar la parte de la espalda sobre la estructura, de forma que quede paralela con el suelo. No tienes que preocuparte por nada, ya que es un paso muy sencillo y el chasis de acero inoxidable aguanta gran cantidad de peso y apenas requiere mantenimiento.

Balancín mecedor: la apuesta segura

El columpio balancín, o balancín mecedor, es el complemento para cualquier jardín por excelencia. En sí mismo puede tener multitud de variables, a cada cual se le pueden añadir diversos accesorios. Pero el origen de todos ellos, lo más básico y que casa con cualquier jardín, sin importar su tamaño, es el columpio balancín.

Es una estructura simple, similar a la de un columpio, solo que, en lugar de un asiento pequeño, tiene un cómodo sillón donde te puedes sentar y balancearte ligeramente. Lo que lo hace tan especial es que se puede encontrar desde un solo asiento hasta de cinco plazas, por lo que se adapta a cualquier tamaño de jardín.

Se puede encontrar en todo tipo de materiales -acero inoxidable, madera, aluminio, etc, y con muchos diseños: el clásico de hierro, telas decorativas o asientos personalizados.

Su estructura, al ser tan ligera, se puede transportar fácilmente a cualquier punto del jardín y apenas necesita mantenimiento por tu parte.

Balancín plegable

Estos artículos cuentan con el diseño de una silla plegable normal, pero con el añadido de una estructura entre las patas que propician el suave movimiento del balanceo. Cuentan con la ventaja de que son ligeros, manejables, almacenables y se pueden plegar y colocar fácilmente en cualquier lugar, sobre todo en los exteriores.

Balancín Agility: perfecto para tu mascota

Esta estructura de madera está diseñada específicamente para realizar actividades con tu perro. Parecido a un puente o un columpio, dependiendo del modelo, nuestro perro podrá reforzar su equilibrio y fomentará la relación afectiva y de confianza con el dueño.

Balancín de gimnasio: ejercicio en casa

Un sustitutivo al gimnasio tradicional puede ser el balancín para hacer deporte, siempre desde tu propia casa. Se trata de una pequeña lámina de acero resistente con asas en sus extremos y una zona inclinada en el centro que propicia el balanceo. Es idónea para fortalecer la espalda, pecho y glúteos.

Materiales para el balancín: una pequeña diferencia

Como ya hemos visto, existe una amplia variedad de balancines en función de nuestras necesidades. Sin embargo, el material con el que esté construido puede marcar la diferencia entre un buen y un mal resultado.

El plástico es un buen componente y muy manejable, además de ser barato. El problema es su escasa resistencia y por ello es solo recomendable para los balancines de los más pequeños y no en grandes estructuras.

Los balancines con componentes eléctricos o automáticos suponen una gran diferencia de calidad y comodidad. Podemos programar y dirigir con un solo botón la velocidad e inclinación del balancín de nuestro hijo, podemos elegir que nos de un masaje nuestro sillón reclinable o podemos activar la música que más nos guste a través de altavoces.

El acero inoxidable y la madera son los materiales más comunes para la construcción de balancines. Son realmente resistentes y livianos, por lo que pueden soportar grandes cargas y no se desgastarán nunca. Además, no requieren apenas ningún tipo de mantenimiento, por lo que pueden durar generaciones.

Las mejores marcas de balancines

En este artículo vamos a destacar las mejores marcas que se pueden encontrar en el mercado, enfocadas en artículos para los pequeños de la casa. Entre sus amplias gamas, los balancines en todas sus formas, tamaños y diseños son lo que más destacan. Todos sus materiales son de buena calidad, sobre todo madera pulida y PVC.

Así pues, Feber, Fisher Price, Smoby, Ingenuity, Kinderkraft, Labebe y Nattou son las marcas más resaltables en el mercado por su alta relación calidad-precio.

A parte de éstas, destaca una marca en particular especializada en productos para el jardín, con especial dedicación a sillas y balancines. Se trata de Outsunny y cuentan con entregas de 24 horas y garantías de calidad aseguradas.

Accesorios que no pueden faltar en tu balancín

(funda, gancho, mosquitera, toldo, cojines)

Una vez que tengamos el balancín perfecto y esté instalado en nuestra casa, podemos empezar a pensar en los accesorios que le podemos implementar para sacarle el máximo partido. No requieren una gran inversión de dinero y, si escogemos los adecuados, nuestro balancín marcará la diferencia con cualquier otro.

Los más básicos son los cojines, ya que es donde nos vamos a sentar y pasar una tarde sobre uno cómodo o incómodo se nota mucho. Por eso no hay que tener reparos en sustituirlos por aquellos que mejor se adapten a nuestro cuerpo. Además, podemos elegir su tamaño y diseño para que casen mejor con el exterior.

Un accesorio indispensable, sobre todo para épocas de mucho sol, es el toldo. Sirve para protegernos de la potente luz, reducir el calor y además nos resguarda de la lluvia. El material más común es el poliéster, ya que responde bien ante todos estos problemas.

Las mosquiteras van de la mano de los toldos. Para poder disfrutar sin el estorbo constante de insectos, instalar una mosquitera que rodee el balancín al completo nos protegerá de tan indeseados invitados.

Por último, recomendamos una funda. Si el balancín va a pasar largas temporadas a la intemperie, una funda lo protegerá de cualquier contratiempo y alargará su vida útil. Debe ser igual de grande que el balancín, y lo debe cubrir por completo. El material perfecto es de tela impermeable y con resistencia a los rayos UV.